La patria de la felicidad

Dicen que la niñez es la patria de la felicidad. Puede ser, tampoco la añoranza perpetua es buena en si mismo. Marx decía que cuando pensamos en los griegos y sus obras la pregunta es ¿Por qué nos seguimos emocionando con Homero? ¿Por qué nos emocionan sus esculturas? Allá ya no se puede volver su mundo nos es ajeno –y de hecho volver allí seria un atraso- sin embargo hay un algo inexplicable que nos emociona. Agrega Carlitos que ese sentimiento se parece un poco al que tenemos con la niñez y su mundo, no podemos volver ahí, no podemos comportarnos como chiquilines, sin embargo esa frescura y espontaneidad no pueden menos que tocarnos el alma. Vemos acá arriba una imagen perfecta de esto: Juan y Blum en ese estado de espontaneidad y alegría, quizás el gozo de no saber lo que venia, o el no saber que se iban a transformar en unos sátrapas. Juan y Diego en una foto emocionante. Si algo rima con esto es un tema muy lindo de Lito Nebbia, le sumamos un toque emocional, el video que vamos a poner esta guionado por mi papá y el papá de Lucas, Mauricio Belek quien también fue ayudante de dirección en el film. Es la pelicula Prima Rock, rodada en los piletones de Ezeiza. Hermosa suma de rimas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Cogeme!

Anónimo dijo...

¡Cogeme!