Marx vs Lenin -Volver a Lenin Reloaded, ahora con chips de chocolate-

En estos días que corren por la crisis mundial está de moda que los derechistas cool refieran a Marx –A Nicolas Sarkozy derechista presidente de Francia se lo fotografió leyendo un libro de Marx, hoy en su columna fascista dominical Mariano Grondona habló de él y casi positivamente del concepto de ideología según la visión marxista, también es normal que se diga la famosa frase del “18 Brumario”, la historia se repite como tragedia primero y después como farsa-. Albert Camus había dicho que el gran Merito de Carlitos Marx era haber logrado que los explotadores del mundo no podrían seguir durmiendo nunca mas placidamente gracias a las ideas del gran barbudo. Sin embargo las vueltas de la historia sumada a la grandeza y sutilidad de su pensamiento dan pié a que se le saque el potencial revolucionario y la esencia de su pensamiento para fines innobles como antes mencionamos.
Luego de la caída del bloque soviético y la restauración capitalista en el este, una vez pasados unos años, Marx quedó relativamente libre del peso y la culpa que significó la construcción del socialismo real y posibilidad de la revolución; la culpa de todo la tuvo Lenin –Zizek en su repetir Lenin lo explica claramente-. En la ex Unión Soviética la burocracia le dio forma al marxismo-leninismo después su muerte, Lenin era Marxista a secas –Como cristo que no creó el cristianismo sino que se sentía un militante de la causa Judía frente a los romanos, finalmente los que si crearon el cristianismo fueron sus discípulos posteriormente de su muerte, y quizás ni siquiera ellos sino posteriores militantes de las sectas judías que vinieron inclusive siglos después-.
En este revival ligth de Marx se deja de lado a aquel que le dio forma al marxismo y condujo una revolución que llevó por primera vez en la historia del mundo la clase obrera al poder. El legado de Lenin es la verdad ideológica en la política, el demostrar que no todo es negociación y acuerdo, que hay que pasar a la acción y hacer la revolución para que triunfen los ideales de justicia para el pueblo trabajador en desmedro de la ideología de los patrones. El legado de Lenin es un mensaje ¡Muchachos se puede hacer un cambio! ¡Puede no haber más explotadores! ¡Habrá problemas durante la revolución pero los solucionaremos entre todos! ¡En un momento hay que jugársela, quien espera el momento justo para la revolución esperará por siempre! Esa moda de dejar de lado a Lenin en beneficio de Marx es un ejercicio aparentemente ingenuo pero que amputa el potencial revolucinario de este gran personaje. Así que bueno
-¡Mozo! traigamé un Marx Ligth con un sándwich de milanesa de soja –si ese, el que come Vilma Ripoll-.

6 comentarios:

Natiuska dijo...

"-¡Mozo! traigamé un Marx Ligth con un sándwich de milanesa de soja –si ese, el que come Vilma Ripoll-."

Jajajaja, no puedo parar de reirme, muy bueno.

Buen post, seguiré leyendo el blog! :)

Anónimo dijo...

Los defensores del sistema siempre leyeron a Marx. Saben los intereses de los explotadores y los explotados son antagónicos aunque digan lo contrario para mantener su dominio. La novedad es que ante la crisis del capitalismo muchos acuden a Marx para enteder la realidad, pero ser marxista no es limitarse a hacer analisis marxista de la realidad sino transformarla como lo hicieron los bolcheviques en 1917 y como lo debemos hacer los revolucionarios del siglo XXI. Volver a Lenin es entender que el capitalismo no pude ser humanizado y debe ser destruido. Volver a Lenin es entender que el Estado burgués debe ser destruido, que las patronales deben ser expropiadas, que la clase obrera debe organizarse para su liberación.
Volver a Lenin es revindicar el pensamiento del gran revolucionario contra la reacción ideológica de los últimos veinte años, pero también es actuar en consecuencia. Es ubicarse en la lucha de clases del lado de los trabajadores. Esto lo digo para polemizar con amigo personal y enemigo de clase Gabriel que tiene la contradicción de revindicar al compañero Lenin mientras apoya al gobierno patronal. No se puede estar con los obreros que resisten y con el gobierno que los reprime. El doble discurso es caracteristico del kirchnerismo, pero llevado a estos extremos es indignante.

Les mando un abrazo con fervor revolucionario leninista,
Martín.

Gabriel dijo...

Marto,

yo no creo que seamos enemigos de clase, no creo que estemos, lamentablemente en un situación donde podamos elegir placidamente, como en la época de lenin, entre Unos progres reaccionarios o la revolución. nos guste o no si cae este gobierno viene Carrió, Macri o alguna de esas cosas. Yo te entiendo superestrucuturalmente, pero en el día día no es lo mismo que este uno o qu esté otro.

Aparte la otra gran virtud de este gobierno es que por primera vez en mucho tiempo puso la política como agenda, se han discutido y peliado por cosas que con los otros seria imposible ni plantear. ¿Es contradictorio? ¿Queremos mas? por supuesto. Pero es lo que hay en este momento. Ya vendran tiempos mejores a traves de la lucha, pero eso no será si gana Macri, ni Carrió. Mientras tanto hay que armarse ideologicamente

Natiuska dijo...

De nada-. y Ese blog es bastante viejito,como habrás visto ya no lo uso jajaja... por suerte úlcera no me salió xDDD aunque mi ex casi me la provoca...

Saludos, y pasaré por tu MySpace!

Anónimo dijo...

No sos el enemigo, pero en lugar de combatir al capital decidiste defenderla porque la oposición burguesa( Carrio, Macri,etc) del gobierno entreguista y represor está a la derecha. Apoyar a este gobierno es ubicarse del lado las patronales y por lo tanto en contra de los trabajadores. Eso nos pone en veredas opuestas. Espero que cuando se agudice la lucha de clases cambies de posición. Hasta la victoria siempre
socialismo o muerte,
Martín.

El Rojo dijo...

Estos supertroscos se hacen los poronga diciendo que luchan contra el capital y las patronales a muerte cuando hoy en dia su planteo de la realidad politica acerrimamente anti K no hace mas que apoyar (aunque les cueste aceptarlo) a la derecha que se esta articulando para arrasar con todo.
Creo que nunca voy a entender a estos muchachos.


Saludos, Julian