No al turismo


Es verdad que los antropólogos y los sociólogos son esos que miran a otros –generalmente morochos de países no centrales -por ejemplo Burkina Faso o Argentina, nunca hay estudios sobre la otredad tirolesa-, mas allá de eso hay algo casi peor que eso, un fenómeno moderno que incumbe principalmente a la clase media y a la clase alta El turista.

No hay nada peor que el turismo para conocer lugares, el problema es que en realidad nada se conoce por completo nunca. El turista agarra llega, por ejemplo, a la Quebrada de Huamahuaca, a la torre Eiffel, o al monumento a la bandera en Rosario saca unas fotos y siente que conoció algo. Quiero informarles que no, no conocieron nada, es mas arriesgo a decir que esa manera de viajar no solamente no produce ningún conocimiento sino que empeora lo poco que ya se conocía. Se conoce algo cuando se conocen por un largo tiempo las miserias de las personas, las grandezas, chupa con ellos, se mama, se enamora, se odia, conoce a los gorilas del lugar y se compromete con esa patria, a la final uno se termina dando cuenta que todos los lugares son iguales y que lo importante es conocer a la gente adecuada, pero cuando uno se da cuenta se muere o esta demasiado viejo como para poder hacer algo con esa información. Por eso yo me limito a mi pequeño mundo que es tan universal que termina siendo infinito.


Vuelta por el Universo de los clasemedieros por excelencia Cerati y Melero



1 comentario:

Patricia dijo...

Este es mi comentario justicialista:
Creo que al Hombre lo vas a encontrar en una persona y en un mismo lugar, a traves de los años y décadas; así como lo vas a encontrar en millones de pequeños tiempos y espacios atravesados por cientos de personas distintas que te van a remitir igual,y tal vez de forma más clara, a esa universalidad que parimos cuando existimos, y que nos pare como hombres y mujeres que somos. Abrazos compañeros, la fotógrafa.